El Factor Sorpresa en el Registro del Domicilio durante la Inspección Volver a Noticias

El Factor Sorpresa en el Registro del Domicilio durante la Inspección
Nov. 27, 2019

Durante los últimos meses todos hemos tenido constancia de una práctica cada vez más extendida por parte de la Inspección, que consiste en registro domiciliario, bien de la propia sociedad o bien de sus socios, amparándose en el factor sorpresa y con la finalidad de evitar la destrucción de pruebas.

Pues bien, en una reciente sentencia del Tribunal Supremo que hemos tenido oportunidad de conocer, el alto tribunal ha declarado nula la autorización de entrada en el domicilio social, cuestionando la idoneidad y proporcionalidad de la medida, dando a entender, por tanto, que habrá que estar a cada caso concreto para determinar si este tipo de actuaciones, que podrían chocar con la inviolabilidad del domicilio, derecho fundamental consagrado en el Artículo 18.2 de la Constitución, deberían llevarse a cabo.

Muy brevemente, la sentencia versa sobre las dotaciones al factor de agotamiento, un beneficio fiscal que permite a las compañías mineras aplicar reducciones en la imponible a condición de que, en el plazo máximo de diez años, reinvierta ese importe en gastos, trabajos e inmovilizados en nuevos yacimientos que permitan compensar el agotamiento de los ya explotados.

En el caso que nos ocupa, el punto clave sobre el que pivota toda la argumentación del ato tribunal reside en la carga de la prueba, ya que "...compete al obligado tributario acreditar las circunstancias determinantes de los supuestos de no sujeción, exenciones y bonificaciones o beneficios fiscales...", como sucede con la reducción en la base imponible que acabamos de mencionar.

De este modo, la conclusión a la que llega el Supremo es que "...la inspección de los tributos no necesitaba entrar en el domicilio de la entidad y hacerse con los datos relativos a esas supuestas reinversiones indebidas porque le bastaba con solicitar del contribuyente los extremos necesarios de materialización y, si estos no acreditan la idoneidad de la misma, rechazarla...".

En definitiva, no comprende el alto tribunal la relevancia del "factor sorpresa" para asegurar el éxito de la investigación, cuando es el obligado tributario quien tiene toda la carga de probar la concurrencia de los requisitos legales correspondientes, siendo por tanto inncesario "sacrificar" el derecho fundamental del que hablábamos al inicio, anulando la autorización de entrada al domicilio por no darse el requisito de necesidad.

Como decíamos al inicio, esto no viene a significar de ninguna manera que este tipo de actuaciones no vayan a poder llevarse a cabo a partir de este momento, sino que habrá que estar a cada caso concreto, teniendo en cuenta la necesidad, idoneidad y proporcionalidad de las circunstancias que concurren.

 

Envía un Comentario

Al hacer un comentario confirmo que he leído y acepto las Condiciones Legales

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Puedes publicar uno.

Compartir por email

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Puedes enviar más, si lo deseas.

x

Este sitio usa cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Más info: política de cookies. Aceptar