¿Podemos bajar los impuestos con la deuda pública actual? (I) Volver a Noticias

¿Podemos bajar los impuestos con la deuda pública actual? (I)
Sept. 3, 2016

Hace unos días hemos conocido que la deuda pública para el conjunto de las Administraciones Públicas (AAPP) ha superado el 100% del Producto Interior Bruto (PIB), en concreto ha llegado al 100,90%. Es decir, debemos más que la riqueza del país.

¿Recuerdan vds que ha pasado con muchas hipotecas que fueron concedidas en épocas de bonanza en España?. Sí, aquello de conceder un préstamo por encima del valor del principal o único activo de las familias con la esperanza de una previsible revalorización de su vivienda. ¿Ven alguna semejanza? ¿Qué ha pasado en estos últimos años con las familias y la banca?

El Estado Español no “quebrará” nunca, antes podrán pasar muchas cosas, si tienen que pasar, pero las Comunidades Autónomas (CCAA), uno de los principales lastres de esta situación, siguen sin hacer los deberes. No es posible que sigamos buscando financiación en los mercados en una “huida hacia delante” sin recortar lo que debemos paulatinamente.

Además de las propias necesidades de financiación de esas AAPP, la mayoría de los expertos alegan como causa o justificación de ese elevado incremento de la deuda pública en los últimos años: 1) Aprovechar tipos de interés de la deuda en mínimos históricos o negativos (es decir, nos pagan por ello), para lanzar emisiones más baratas; 2) Reducir los gastos financieros; 3) Alargamiento de los plazos de vencimiento de las emisiones; 4) Todas estas emisiones reducirán la necesidad de emitir deuda en los próximos años.

Pero en mi opinión están equivocados, por los siguientes motivos: 1) Es verdad que los tipos de interés que pagamos actualmente no se conocían, pero la deuda pública ya emitida hay que pagarla con los tipos de interés fijados en su momento. Es decir, si hace unos años una persona, empresa o institución compró una letra o bono del Estado hay que pagar el interés acordado en su momento, como cualquier compromiso contractual. Es decir, el Estado se comprometió a pagar un rendimiento en los plazos fijados y a devolver la cantidad prestada a su fecha de vencimiento, sin que los tipos actuales puedan ser aplicados a la deuda ya emitida con anterioridad. Lo contrario sería de una inseguridad jurídica espantosa. 2) Tal y como hemos indicado, los gastos financieros de lo ya emitido no pueden disminuir. Recordemos que una parte importante de la deuda pública procede de épocas en las que se pagaban altos tipos de interés por las dificultades de colocar nuestra deuda.

El Estado no puede decidir unilateralmente la cancelación anticipada de la deuda. En condiciones normales, cuando una persona pide un préstamo a un banco, el cual tiene un interés algo elevado y las condiciones pactadas permiten cancelar esa deuda, puedo acudir a otro banco para que me financie la deuda con el anterior con unos tipos algo menores y así reducir mis gastos. Pero esto no es posible generalmente con la deuda pública. 3) El alargamiento de los plazos de vencimiento de las emisiones no reducirá nuestra deuda, es una simple una “patada hacía adelante que meterá un gol” para las próximas generaciones, que nos irá ahogando a nosotros pero que asfixiará a nuestros hijos. 4) El elevado endeudamiento de las CCAA, el elevado nivel de paro actual, el incremento de los pagos a nuestros mayores, la disminución de la “caja de las pensiones” y los fuertes compromisos con nuestros socios europeos, no tienen pinta de podamos reducir nuestras emisiones de deuda.

Y la pregunta es: ¿ustedes creen que con la situación política española alguien va a poder controlar el gasto, manteniendo o sin una subida de los impuestos?

En este enlace puedes acceder al texto del artículo publicado en la web 'teinteresa.es'.

Envía un Comentario

Al hacer un comentario confirmo que he leído y acepto las Condiciones Legales

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Puedes publicar uno.

Compartir por email

Tu mensaje ha sido enviado correctamente. Puedes enviar más, si lo deseas.

x

Este sitio usa cookies propias y de terceros con fines analíticos. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Más info: política de cookies. Aceptar